Nadie comprende lo que un amigo de cuatro patas, hocico húmedo y cola inquieta llega a significar en la vida de una persona hasta que se da la oportunidad de tenerlo. Ellos te quieren a todas horas, te quieren aunque estés de mal humor, aunque no tengas ganas de hablar, te quieren aunque sólo tengas dos euros en el bolsillo o sin un coche último modelo aparcado en casa. Esa es la amistad más incondicional que se puede concebir, lo decimos por experiencia, y por eso podemos imaginar por lo que pasa la gente en esos momentos.

La mayoría de personas, hemos tenido alguna vez una mascota a quien hemos querido con todo nuestro corazón, y es que esos hermosos animalitos vienen a nuestra vida para sacarnos sonrisas, para divertirnos, y para demostrarnos que su capacidad de amar es enorme, pues es un amor sincero, distinto al del ser humano y sobretodo es un amor inocente, que sólo lo buscará a cambio un cariño recíproco.

Así, una mascota será capaz de haceros la persona más feliz del mundo. Sin embargo, las mascotas siempre nos traerán un gran momento triste, y ese es el de su muerte, pues ocurre como si fuera la de un miembro de la familia, por ser dolorosa y partirnos el corazón.

Pero por más que duela la vida seguid que tenéis mucho por lo que vivir. Además, allí afuera hay un montón de mascotas dispuestas a daros su cariño y con ansias de recibir el vuestro. No os deis por vencidos, seguid adelante y dejad la puerta abierta para que se cuele un amigo más en vuestra vida.

Esta publicación se la dedicamos a todas esas familias que han sufrido la pérdida de una mascota
y en especial a los que lo tienen mas reciente.

Se vienen momentos de tristeza, es verdad, pero luego llegará la tranquilidad, cuando te das cuenta de que tu mascota se encuentra ahora descansando, y cuando entiendas que tuviste muchísima suerte de conocerla y de haberla cuidado, dando todo por ella, como ella lo hizo por ti.

¡¡ Hasta el próximo click !!